El efecto Pigmalion o la profecía autocumplida

En los cursillos de entrenadores de fútbol, en la signatura de psicología impartida por Javier Arana (excelente comunicador), nos han explicado el  “Efecto Pigmalion” o la “profecía autocumplida”. Para saber en que consiste os pongo la definición de la Wikipedia:

El efecto pigmalión, llamado así en honor a Pigmalión -Rey legendario de Chipre y reputado escultor que se enamoró de una estatua femenina de su creación-, es el proceso mediante el cual las creencias y expectativas de un grupo respecto a alguien afectan su conducta a tal punto que se provoca en el grupo la confirmación de dichas expectativas.

Sin más que observar el gráfico anterior vemos un procedimiento que sucede constantemente en el entrenamiento de fútbol y creo que de todas las disciplinas deportivas.
Pero lo más intrigante de todo, es que este mismo modelo, se da sin ningún tipo de genero de dudas en educación.

  • ¿Cuantos profesores explican para los alumnos que ellos consideran los buenos?
  • ¿Cuantos al hacer sus explicaciones siempre miran a los mismos (los buenos) para encontrar apoyo a su explicación?
  • ¿Cómo se cambia el trato afectivo con los alumnos buenos respecto de los malos?
  • …..

Esto no es nada nuevo, el psicologo Rosenthal hizo el siguiente experimento para demostrar la influencia de lo que pensamos de los alumnos en su desarrollo intelectual y rendimiento escolar:

En los experimentos de Rosenthal, se informó a los profesores de la capacidad intelectual de unos niños a los que se les habían pasado algunos tests de inteligencia.Aunque todos los niños tenían un nivel similar, a los profesores se les informó falsamente que un grupo de ellos tenía un potencial elevado para el trabajo escolar, y que por ello dichos alumnos aprenderían más rápidamente.
Meses más tarde, se sometió a los niños a nuevas pruebas de inteligencia.
Sorprendentemente, los niños a los que (falsamente) se consideró con más potencial, obtenían mayor puntuación en estos nuevos tests de inteligencia. Es decir, se habían desarrollado más, aunque todo el grupo había recibido la misma instrucción.
La interpretación que dio Rosenthal a los resultados de este experimento es que los profesores esperaban más de esos niños (ya que se les informó que eran más capaces), es decir tenían mayores expectativas, y esos alumnos intentaron llegar al nivel que el profesor esperaba de ellos.

¿¿ Seguría siendo válido el experimento actualmente???

Comparte este artículo:!

2 Replies to “El efecto Pigmalion o la profecía autocumplida”

  1. Jhair Fernando Lopez

    Considero que si, que el efecto pigmalion es una realidad en todos los aspectos del ser humano tanto externos como internos, tanto hacia los demas como hacia uno mismo.

    Gra

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.